Temas

02 noviembre 2020

Ciberayllu: vida, pasión y catatonia de la primera publicación peruana de alcance global

(Una versión previa de este texto fue dicha si no necesariamente leída en el Séptimo Congreso Internacional de Peruanistas en el Extranjero, en Poitiers, Francia, octubre del 2015. Ligeramente editado, el texto sirve para marcar el aniversario número 24 de la aparición de Ciberayllu.)


Resumen

Ciberayllu, una de las publicaciones pioneras en lengua castellana en la World Wide Web, apareció a fines de 1996 con nueve escritos de cinco autores peruanos.  Durante catorce años continuó su actividad regular, hasta acumular más de mil contribuciones y escritos de cerca de doscientos autores, en su gran mayoría escritores  e intelectuales peruanos y peruanistas, tanto miembros de la diáspora como residentes en el Perú.  Poesía, historia, narrativa y crítica aparecieron en sus páginas firmadas por un significativo número de escritores de varias generaciones, incluyendo a poetas y narradores que hoy constituyen parte importante del canon literario contemporáneo del Perú, así como a historiadores y científicos sociales de instituciones educativas de muchas partes del mundo.

Para el editor de prácticamente todos los escritos aparecidos en Ciberayllu, este texto es una primera y necesaria instrospección de la vida, pasión y catatonia actual de la que, desde su inicio, fue una «Sospechosa publicación de periodicidad dudosa y propósitos difícilmente confesables».  El falso kuraka del inexistente ayllu recuerda el cómo y el cuándo, que están registrados en la memoria y el abundante intercambio epistolar entre editor y autores.

Ciberayllu (www.ciberayllu.org) continúa disponible en la red global, y sus escritos siguen siendo leídos y citados con regularidad.

27 marzo 2020

Sin embargo, se mueven

Homo sapiens se esconde, asustado; Pelecanus erythrorhynchos no


Mientras los abundantes miembros de la especie Homo sapiens están… estamos limitando nuestros movimientos al mínimo indispensable, las otras especies animales y vegetales continúan con sus rutinas de supervivencia y adaptación, tal como lo hicieron en otros tiempos, es decir hace cinco semanas, años, siglos. Y como lo seguirán haciendo mientras no sigamos modificando el planeta. En este mes de marzo del año del  Coronavirus dos mil veinte, animales y plantas, hongos y bacterias, están todos muy activos ajustándose al cambio de estaciones, pues  la primavera boreal y el otoño austral empiezan en estos días.

El movimiento global de los seres humanos se ha casi suspendido por algunas semanas: el mundo se siente más ligero, más limpio, y está más disponible para el resto de seres vivos, que continúan con sus migraciones anuales por aire, mar y tierra.

Por ejemplo, cerca de donde este escriba vive, cientos de pelícanos blancos americanos (Pelecanus erythrorhynchos) se detuvieron a reposar en unas lagunillas creadas por Homo sapiens. Estas enormes aves están migrando hacia sus áreas de reproducción, en las praderas más septentrionales de América del Norte. Aquí sus fotos.


Pelecanus erythrorhynchos, Missouri
Bandada de aves migrantes.
Misuri, EE.UU. Mayo, 2020 (Clic para ver imagen ampliada)

Pelecanus erythrorhynchos
Misuri, EE.UU. Mayo, 2020 (Clic para ver imagen ampliada)

Pelecanus erythrorhynchos
Misuri, EE.UU. Mayo, 2020 (Clic para ver imagen ampliada)

Domingo Martínez Castilla

Fotos: Eagle Bluffs Conservation Area, Condado Boone, Missouri, EE.UU. 6 de marzo del 2020